Niños·Pensamientos en voz alta

Tu padre, mi padre, vosotros: los padres

Ya que desaté la semana pasada la caja de Pandora con el día D, esta semana sigo con el género masculino y sus días, en especial el día del padre -a decir verdad, es que esta semana toca-. Son muchos los cambios que se han desarrollado en los últimos años sobre el papel del hombre en la familia; cambios necesarios para el desarrollo de la mujer y la cooperación de ambos en la educación de los hijos.

viñeta de @Mama_Punyetera
viñeta de @Mama_Punyetera

Cuando hablo de la cooperación en las familias, lo pienso siempre como la organización de una empresa: con un trasfondo total de trabajo en equipo. A día de hoy las familias tienen una organización casi equiparable a la de una empresa en departamentos y personal. Ya no son sólo los padres, sino que los abuelos tienen una implicación en muchos casos muy alta para poder ayudar en la distribución de tareas. Cuando hablamos de hijos y reparto de tareas no se está hablando únicamente de recoger la casa y hacer la compra, ¡es mucho más que eso! Es llevar a los hijos al cole, recogerlos, actividades extraescolares si tienen y poder disfrutar con ellos de su tiempo de esparcimiento.

viñeta de @Mama_Punyetera
viñeta de @Mama_Punyetera

Y como he transmitido desde aquí varias veces en distintos post: Somos las marujas del siglo XXI, ¿Siguen creyendo que es un tópico? ¡Estamos perdidas! o ¡Soy ama de casa! ¿Y qué? – entre otros- aquí está el gran problema de la conciliación. Todo suma y sigue y sí hay que desempeñar las tareas domésticas imprescindibles para la subsistencia, por ejemplo: comer y comprar, lavar la ropa, recoger la casa (no estoy hablando de tenerla de punta en blanco), llevar a los hijos a clase, estar con ellos de tarde… Todas esas tareas son añadidas a tu rutina diaria si tienes hijos; comer y mantener tu vivienda, es común a todos salvo lo subcontrates -obviamente-. Y el día tiene… vamos a ver… 24 horas, que bien distribuidas entre dos personas daría para mucho pero en ocasiones, como decía, no son dos los que ayudan sino que son una tribu entera para poder llevar el objetivo final a buen fin: criar a unos niños. Por lo que padres frikis, conservadores, modernos, vintage… -y como te apetezca subdividirlo en tribus urbanas- quieren lo mismo que tú y yo: lo mejor para esas personas que decidieron en buen momento tener con la esperanza de que aporten este mundo su granito de arena. Y hacen mucho y muchos por ello.

viñeta de @Mama_Punyetera
viñeta de @Mama_Punyetera

Poniéndome un poco ñoña y sin que sirva de precedente: mi padre es para mí un ejemplo de superación, es ese superhéroe que no lleva traje ni antifaz y que a cara descubierta ha logrado subir escalón a escalón la escalera de su vida, no ha sido fácil pero su capacidad de no desistir es ejemplar. Mis abuelos, para seguir, cada uno a su manera, fueron hombres con carácter y gran corazón que intentaron ser fieles a sus valores, motivo por el cual sus hijos son como son, demostración de que sí importa lo que se hace y cómo, no sólo a corto plazo sino a la larga.

Y qué te voy a decir de mi compañero, el del otro lado de la cama, ese gruñón incorregible con esa mordaz ironía que no sé cómo hace pero que no se le resiste casi nada -matizo el casi porque todos sin excepción tenemos limitaciones- llegando a todo lo que a mí se me hace imposible. Creando de esa manera el tándem perfecto -al menos para mí-. Qué te voy a contar…

Y por último a mi pequeño, que será o no padre el día de mañana, “decisión suya es” como diría el maestro Yoda. Pero que espero sea compañero, amigo colaborador en las tareas que tenga que desempeñar -o las aprenda por una simple necesidad de subsistencia, digámoslo en plata-.Porque la responsabilidad compartida es para mí la definición de igualdad de género. Lejos de esa igualdad que parece postrado a veces el día D como comentaba la semana pasada.

En casa veo crecer a un ratón y a una ratona, dos seres extraordinarios que no son iguales y no es su diferencia de género lo único que los hace únicos y especiales. Por ese motivo, por mi padre, por el tuyo, por todos vosotros, disfrutar de vuestro día, de todos los días que son muy vuestros. Gracias por compartirlos con nosotras y dar lo mejor cada momento para que seamos lo que lleguemos a ser.

viñeta de @Mama_Punyetera
viñeta de @Mama_Punyetera

9 comentarios sobre “Tu padre, mi padre, vosotros: los padres

  1. ¡¡Oleeee… Un brindis por esos papás que se mojan, cuando tienen que mojarse!! Y hablando de brindis, chicas… no hay que comerse mucho el tarro con regalitos para el marido/compañero/pareja/X… Como digo, una botellita de vino medio majo para cenar, y un buen brindis por el/los nenes (ya que son por lo que uno se convierte en “padre”…) es un regalo maravilloso en sí mismo, que cualquier maridito, a poco majo que sea, agradecerá muy mucho. ¡Y encima, para compartir! Y no requiere preparación… Solamente, un sacacorchos (y dejarle a él que sea el que descorche la botella, claro… ¡La hombría, lo primero, jajaja!) ¡Lo tenéis chupado!

    😉

    1. Y el padre ha hablado, ¡tienes toda la razón! a veces nos complicamos y el detalle más mínimo marca la diferencia. Y si a ese vinito lo acompaña y plato de patatas fritas el amo de mi casa te digo yo que aplaude con las orejas 😀

  2. Que bonito te ha quedado el post!!!
    Y que importantes son los padres, abuelos, maridos, novios e hijos!!! Por suerte para nosotras, ahora las cosas no son como hace años, y el tema de compartir tareas y su implicación en la crianza es prácticamente igual a la nuestra.
    Sin duda la clave esta en la educación, los niños de hoy serán los maridos y padres del futuro, y harán en su casa lo que aprendieron de pequeños.
    Besos guapa!

    1. Gracias a ti por dejarme acompañar el post con tus viñetas, ya sabes que ¡soy una total fan! Y estoy contigo la educación es fundamental, los cimientos son imprescindibles. Ah y apropósito, yo también me duermo viendo la tele 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *