Pensamientos en voz alta

Somos las marujas del siglo XXI

Desde que una amiga me dijo esa frase no he dejado de darle vueltas.

¿Qué es una maruja del siglo XXI? ¿Soy yo una?

Para ponerte en situación, te diré cómo consideró ella que era una maruja del siglo XXI: amas de casa que buscan conciliar su vida personal con la profesional y que, por diversos motivos, dejaron de trabajar e intentan retomar su profesión con esa ilusión de disfrutar de los dos mundos sin que les vaya la vida en el intento. Una búsqueda de una realidad que mayoritariamente no la encuentras y, en ocasiones, se eleva como el culmen de lo imposible.

Tras la reflexión, no sé si casi mejor que te haga la pregunta ahora, ¿crees que lo eres?

Atma Comic La Nacion - Si Ama-out

La expresión no es desacertada si lo piensas fríamente. ¿Estamos en el siglo XXI? Sí, pero, ¿qué es una maruja?

Te adelanto que la definición de la RAE es corta y clara:

1. f. despect. coloq. Ama de casa de bajo nivel cultural.

Pues visto lo visto, sí soy del siglo XXI pero no me considero una maruja.

Ahora seguro que, al igual que una servidora, no habrías definido “maruja” de la misma manera que lo hace la Real Academia de nuestra lengua -te he de admitir que no esperaba esa definición-

La palabra “maruja” muchas personas la asocian a las primeras tres palabras que la definen ama-de-casa. A las que se les añade en muchas ocasiones que son metiches: interesados en la vida de los demás, sacando chascarrillos y rumores en ocasiones falsos. Se podría decir relativo a chismoso, entrometido y alcahuete. “¡La maruja del portal!” es una expresión bien conocida y por todos igual interpretada.

No tengo dudas, no soy una maruja.

Print

Pero en la expresión que dijo hay algo de ironía con la que sí estoy de acuerdo: muchos no entienden que una pesona letrada y culta, con inquietudes, desee ser simple y sencillamente ama de casa. Equiparándola entonces con una maruja, por no potenciar sus conocimientos y habilidades para lograr una productividad y reconocimiento; considerando que su nivel cultural no es nivel ni es cultural si no se desarrolla de manera económica, vamos que te paguen por ello.

Así que al final sigo dándole vueltas a la frase y me quedo con el sarcasmo y guasa que le encuentro: mucho de maruja y muy poco de siglo XXI, ¿verdad?

6 comentarios sobre “Somos las marujas del siglo XXI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *