Pensamientos en voz alta

¿Siguen creyendo que es un tópico? ¡Estamos perdidas!

Las expectativas de las mujeres por Alejandra Lunik
Las expectativas de las mujeres por Alejandra Lunik

¿Por qué funcionan el club de malas madres, el comadrear de los carnavales o las fiestas de pijamas? (Tal vez esta última se me coló)

Pues porque no puedes decir que eres madre y querer irte de parranda un fin de semana. O que eres mujer y no va a llegar tu señor marido, consorte, pareja de hecho o el del lado izquierdo de la cama a casa después de un duro día de trabajo y no haya un bistec con verduras del huerto en la mesa.

O seas hija, amiga o esposa y se te perdone no felicitar los cumpleaños, por mucho Facebook o agenda que tengas.

Pues funcionan porque ser mujer es un timo.

No somos mujeres, somos supermujeres. No han dibujado todavía la heroína porque no hay heroínas con hijos, cargas familiares, que defenderían al mundo entero si pudieran y no estuvieran tan cansadas de lidiar con el propio. O al menos eso se espera de nosotras. Y no, no soy una exagerada; mira tu entrono, escucha como hablan, qué les inquieta, qué mejorarían y encontrarás mayor consenso que en la mitad de las votaciones de las que formas parte.

Conciliación; pamplinas. Igualdad; me troncho. Oportunidades; las de las rebajas, porque ser mujer es una gran desventaja.

Pero como mi sexo es así y estamos encantadas de habernos conocido, nos empeñamos en cambiar los paradigmas existentes. Porque creemos que las abuelas, madres e hijas pueden y han de disfrutar de un futuro mejor. Que no a medias, señores. Sólo mejor.

Porque estamos cansadas de trabajar como burras, sin ofender al animal. Que -según la wilkipedia- dispone de ancestros silvestres africanos -de ahí seguro viene el trabajar como negros- y fueron domésticados allá en el siglo V a.C. como animales domésticos -aquí sigue el paralelismo- siendo utilizado por el hombre como animales de carga y como cabalgadura -parece que no han cambiado tanto las cosas-. Pero la aparición de la maquinaria agrícola -continúa la Wikipedia- ha supuesto un descenso considerable en sus poblaciones -por lo tanto, si se descubre la reproducción por otros medios que nos sean los habituales, estaremos perdidas-

Olympe de Gouges
Olympe de Gouges, una de las primeras feministas

Ahora, ironías aparte, las revoluciones han empezado siempre por un grupo de disconformes que poco a poco se han convertido en un número considerable. No tomemos sólo estos pequeños lugares de replica y ensalzamiento de nuestras maltrechas vidas, sino el prólogo de una nueva historia. La de todas y para todos. Y que la bandera no tenga porque ser rosa, más bien nos sentimos identificadas con la de los piratas, porque esto empieza a ser un motín y nos vamos todas al abordaje.

Ilustración de "Me pasa a veces" de Vero Rodríguez
Ilustración de “Me pasa a veces” de Vero Rodríguez

 

9 comentarios sobre “¿Siguen creyendo que es un tópico? ¡Estamos perdidas!

    1. ¡¡Gracias!! Como madre tengo un punto de vista, pero veo lo que hacen papas y que como se “crítica” o se “extraña” la gente por nuevas conductas de cooperación. Nos falta como sociedad eso, cooperación, no echarnos los trastos a la cabeza o tirarnos el trabajo de otros solo por no saber hacer nosotros mejor el nuestro. A las barricadasssss!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *