Educación·tecnología

¡Qué mal le hacen al mundo los grupos de Whatsapp!

Todo el que me conoce sabe que no soy una ferviente admiradora de los grupos de Whatsapp.

Pero reconozco la utilidad de la aplicación y creo en su eficacia pero, como en todo, hay usos poco adecuados.

Y no voy a enumerar cuáles son las circunstancias y modos de uso del Whatsapp; si buscas un manual, estás en el blog equivocado, máxime porque la que escribe ha visto muchos manuales y muy poco aplicativo, así que no creo en su eficacia, porque sólo lo que se eleva a norma puede ser más o menos defendible.

ilustraciones de @Lets_Pacheco

Para empezar a meternos en harina, ¿cuántos grupos de Whatsapp tienes? Como media tendrás 3 como poco, aunque las categorías bien pueden ser elevadas a infinito:

Amigos. Aquí subdivide lo que te plazca: colegas, los de toda la vida…

Trabajo. Departamental, de toda la empresa… al final acaba siendo una jornada de 24/7, uno de los motivos por los que son malditos.

Colegio. Este grupo tiene bifurcaciones hasta el infinito y más allá. Depende de número de hijos, edad y actividades.

Pero si algo tienen en común todas las categorías anteriores es que son grupos. Y por lo tanto no son conversaciones de dos. Así que yo digo: ¿qué mal le hacen al mundo los grupos de Whatsapp? Y bien se puede hacer como exclamación o como pregunta. Ahí te dejo la reflexión de la semana, porque según la entonación que le des a la frase, toma un cáliz muy distinto.

Como todo hijo de vecino, a veces miro algún grupo que tengo y alzo los ojos mirando al cielo. Sobre todo cuando se llevan temas particulares a conversaciones grupales; vamos, cuando nos hacen participes a todos de temas personales.

No suelo ser de las que protesto si no me gusta, lo leo y tardo 2 minutos -como mucho- en valorar si el tema me repercute y me interesa: si no es de mi incumbencia, apago y el tema se acabó. Por supuesto que mascullo para mis adentros si me parece fuera de lugar, pero ya está. Estoy en un grupo y sin manual ni normas -como decía al principio- todo comportamiento es válido. Y sí, es válido, porque si no, no se haría. Así que si cualquiera en un grupo hace un comentario o sube una foto que no es de mi interés o incluso no tiene que ver con la temática del grupo, siempre presupongo que no es un acto de mala fe, me guste o no.

ilustraciones de @Lets_Pacheco

Así que como decía al principio, lo que no está elevado a norma -aunque esta sea de comportamiento- es difícil juzgarlo pero se expone totalmente a apreciación.

Y aquí en mi espacio lo plasmo y opino; si alguien cree que lo ha de subir a su grupo de Whatsapp, sólo desearle suerte y al toro, que hay mucho animal y pocos que sepan manejar de forma hábil el capote.

4 comentarios sobre “¡Qué mal le hacen al mundo los grupos de Whatsapp!

  1. Yo hago lo mismo que tú, cuando algún tema personal es subido a un chat grupal me incomodo y no se q decir, así q hago como que no lo veo. Ahora me rio mucho cuando alguien intenta ser comprensivo, responde y se mete en un berenjenal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *